top of page
  • Writer's pictureAlberto Morales

Descubriendo Villa de Santiago: Encanto y Tradición en el Corazon de Nuevo Leon.



El pasado domingo, tuvimos la fortuna de visitar el encantador pueblo mágico de Santiago, en Nuevo León. Fuimos dos parejas de amigos, ansiosos por explorar este pintoresco lugar que tanto nos habían recomendado.



Nuestra jornada comenzó en la Plaza Ocampo, un lugar céntrico y vibrante donde pudimos apreciar la vida cotidiana del pueblo. La plaza estaba llena de familias disfrutando del día, y las fachadas coloniales de los edificios que la rodean le daban un aire histórico y encantador. Justo al lado, se alza la imponente iglesia de Santiago Apóstol, una edificación que no solo es un deleite visual, sino también un espacio de tranquilidad y reflexión. La arquitectura colonial de la iglesia, con sus detalles barrocos y su historia palpable, nos transportó a otra época.



Después de explorar la plaza y la iglesia, nos dirigimos a uno de los restaurantes locales, Corazon Corazon, para disfrutar de un almuerzo que superó nuestras expectativas. Optamos por probar los famosos chilaquiles, un platillo típico mexicano que aquí preparan de manera excepcional. La combinación perfecta de tortillas crujientes, salsa verde, crema y queso, acompañada de frijoles y carne de puerco, nos dejó más que satisfechos. El sabor auténtico y casero nos hizo sentir como en casa, y fue el complemento perfecto para la calidez del pueblo.




Mientras comíamos, tuvimos la grata sorpresa de escuchar música en vivo. Un trío de músicos locales ambientó nuestra comida con una selección de canciones tradicionales. La música en vivo agregó un toque especial a la experiencia, creando un ambiente festivo y acogedor que nos permitió relajarnos y disfrutar aún más de la compañía y la conversación.




Después del almuerzo, paseamos un poco más por las calles adoquinadas de Santiago, descubriendo pequeñas tiendas de artesanías y productos locales. Cada rincón del pueblo parecía tener una historia que contar, y nos encantó perdernos entre sus callejones y conversar con algunos de los amables residentes.



En resumen, nuestra visita a Santiago, Nuevo León, fue una experiencia inolvidable. Desde la belleza de la plaza y la iglesia hasta la deliciosa comida y la música en vivo, cada momento estuvo lleno de encanto y autenticidad. Fue un día perfecto para compartir con amigos, disfrutando de la cultura, la historia y la hospitalidad que este pueblo mágico tiene para ofrecer. Sin duda, Santiago es un destino que recomendamos a todos aquellos que busquen una escapada memorable en el corazón de México.



20 views0 comments

Comments


bottom of page